Como buscamos nuestros destinos?

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Probablemente la parte más complicada y a la vez más gratificante de nuestro trabajo es aquella que nos obliga a buscar lugares que luego ofrecemos en nuestros servicios

Queremos que ese destino se ajuste a los estándares y a la filosofía que desde Dreamhunter queremos dar, ello nos obliga inicialmente a emprender ese viaje bajo la mirada de viajero y no de turista.

Para ello contamos con la colaboración de verdaderos aventureros que recorren cada uno de los destinos que os ofrecemos, y  que luego serán los encargados de acompañaros en vuestra aventura.

Además de la fiebre del viaje, común a todos ellos, cada uno posee una peculiar característica que lo hace único en su trabajo. Está el fotógrafo aventurero, el viajero cicloturista, la experta en yoga…etc. Todos ellos diseñan y confeccionan el viaje desde el punto de vista del viajero independiente, y que es lo que queremos transmitiros a todos los que nos elijáis para vuestra aventura

Si analizas lo anterior entenderás nuestra premisa, no ofrecer nada que antes no hayamos hecho.

Ese es nuestro compromiso con vosotros.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Soy una mujer Dreamhunter

Hace pocos días, explicándole a una amiga la filosofía de lo que yo entiendo por viajes Dreamhunter, surgió la idea de lo que para ella significaría ser una mujer Dreamhunter. Esto fue lo que me dijo, y es lo que quiero compartir hoy con todos vosotros:

«La mujer que elige un viaje con Dreamhunter es porque quiere más. No va con ella el ver un país con un circuito programado al milímetro con el guía de turno y la pulserita puesta del todo incluido.

Esa mujer huye de lo cotidiano, quiere conocer a fondo el país, su cultura y su gente. Quiere disfrutar coleccionando momentos, sintiendo una puesta de sol, perdiéndose en el laberinto de las calles, probando la comida típica del lugar y hablar con la gente. No le importa en qué hotel se alojará y si tendrá todo tipo de comodidades. Para ella, eso no tiene importancia. Quiere más y eso significa que durante el viaje se reencontrará con ella misma, dándose cuenta de muchísimas cosas, dónde aflorará su auténtica esencia, su auténtico yo.

Puede sentir cierto desconcierto por la proximidad del viaje, por visitar un lugar diferente, por adentrarse en una cultura desconocida, pero ese desconcierto en vez de hacerla huir le da alas para seguir adelante. Ella sabe que puede mirar de frente, sin apartar la vista y dar un paso decidido hacia delante.

No se acuerda de la rutina diaria, ni de las obligaciones, sólo le importa el presente, “ese presente”. Está preparada para que ese viaje le marque y le sirva como aprendizaje para sentirse mejor y será el punto de partida de un cambio personal.»

Y tú, como crees de debe ser una mujer Dreamhunter?

la angustia positiva

La angustía positiva

Posiblemente, a mas de uno la simple referencia a la palabra angustia le haga pensar en algo negativo y que ha de ser erradicado de nuestras vidas, pues, queridos amigos, os diré que, primero,  no es tan negativa como parece, si se sabe canalizar bien, y segundo, siempre va a aparecer de una u otra forma en algún momento de nuestras vidas.

Según Kierkegar, la angustia es el precio de la libertad.  Nuestro yo interior clama por acercarnos a la esencia de lo que somos, y, lamentablemente, eso no siempre es el camino que la sociedad nos dice por donde tenemos que transitar. De igual forma, cuando nos volvemos no auténticos, cuando lo que hacemos no nos llena, inevitablemente aparece la tan descrita angustia.

El aspecto positivo de la angustia aparece como una fuerza de empuje para propiciar un cambio, y bien canalizada, ese plus de energía nos puede acercar más a nuestros objetivos.

Lo primero que debemos saber es que la angustia nos está mandando un mensaje, de tal forma que no es posible ocultarla, sino que debemos descubrirla, hablar con ella, ya que como motor, como guía, nos lleva a aquel camino deseado.

«La angustia es el precio de la libertad.»

Ante esta emoción, plánteate las siguientes preguntas:

  • ¿Que necesidad insatisfecha esconde mi angustia?
  • ¿Que potencial tengo oculto que está tratando de salir?
  • ¿Que habito u actitud me ha quedado pequeño y es algo que me genera angustia?

Somos especialistas en escaparnos de nuestra angustia, nos dedicamos mucho tiempo a todo aquello superficial y nos olvidamos de escucharnos a nosotros mismos,a nuestro yo interior, ello solo nos conduce a olvidarnos de nuestro hilo primordial, nuestra esencia.

Has de saber que, tarde o temprano, la perdida de esencia aparecerá como un suicidio emocional.

Para ello has de tener el coraje y la fortaleza de plantearte las preguntas anteriores y responderlas con sinceridad, esa será la mejor manera de transformar la angustia en un mensaje positivo para nosotros.

¿Te atreves a afrontar el reto?

Viajar ligero

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Hace ya años que mi pasión por viajar me ha llevado, cada vez que he tenido posibilidad, a recorrer algún país o región de forma casi mística.

Los primeros viajes suponían un reto personal ante el miedo a lo desconocido, y suplía esa sensación y esas carencias con objetos, en previsión de que pudiera ocurrir una situación inesperada.

Antes de emprender el viaje, se agolpaban en mi cabeza múltiples problemas que podrían ocurrir y, en consecuencia, llenaba la mochila con algún objeto que significase un «por si acaso…»

Lo que ocurría con esta forma de viajar son dos cosas:

La primera, que al autoprotegerme para que no me ocurrieran cosas malas, no permitía que ocurrieran cosas buenas; seguía metido en mi burbuja frente a cualquier imprevisto.

La segunda era que acarreaba tantos cacharros que la mochila se hacía muy incómoda de llevar, a la vez que, al considerar que llevaba tantas cosas valiosas, el miedo a perderlas o que me las robaran me impedía, en muchas ocasiones, disfrutar plenamente del viaje.

Cuando volvía de mis primeros viajes, sí, traía valiosas experiencias, pero creo que la principal ocurría cuando vaciaba la mochila y veía que la mayor parte de las cosas «por si acaso» no las había utilizado y, por contra, me habían lastrado, no solo físicamente, si no también, y lo que es peor, emocionalmente.

Fue a la vuelta de esos primeros viajes cuando comencé a pensar en la inutilidad de preocuparse por situaciones que no han ocurrido y que, a la vez, esa preocupación impide que puedan suceder otras situaciones tremendamente valiosas.

Comencé a desprenderme de esos objetos inútiles, sustituyéndolos por experiencia y habilidades personales, y, a la vez que mi mochila exterior iba disminuyendo de peso y tamaño, la mochila interior se iba enriqueciendo de relaciones, vivencias y emociones.

«Ama a la gente y usa las cosas; lo contrario, no funciona»

Tras años de practicar el viaje ligero, creo que las principales recomendaciones que haría a quien quiera comenzar a experimentar esta sensación serían:

  1. Viaja con intención de aprender y no como una forma de evadirte de los problemas. Posiblemente este aprendizaje sirva para solucionar parte de esos problemas.
  2. Ten la predisposición para acumular relaciones, experiencias y sensaciones, y olvídate de adquirir recuerdos físicos que, muy posiblemente, queden relegados a una caja de cartón.
  3. Viaja mas lento, escapa de los viajes 100% organizados. Aprende a disfrutar del aquí y el ahora.
  4. Escribe en tu viaje; lleva un diario donde puedas anotar anécdotas, situaciones, pensamientos… Ese será tu mayor regalo cuando vuelvas a tu rutina.

Esta es la  filosofía que queremos transmitir a todos aquellos que confiéis en Dreamhunter para vuestro viaje de desarrollo personal, y os aseguro que no os vais a sentir defraudados.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

El conflicto del apego

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Hoy me ha tocado vivir un conflicto con alguien cercano, por otro lado, algo habitual cuando se juntan 2 o más personas con ideas y planteamientos de vida diferentes.

Siendo de mente analítica, me he puesto a observar cual es en realidad el desencadenante del conflicto, y he llegado a la conclusión de que el apego tiene mucho que ver.

Desde el punto de vista de las emociones, el apego se entiende como la seguridad que se tiene de que la otra persona es incondicional, esta idea nos lleva a crear una representación mental de como ha de ser dicha relación. El problema ocurre cuando esa imagen mental que tenemos de como ha de ser esa relación se ve alterada debido a que la otra persona no tiene la misma representación (la personalidad de cada uno es lo que nos hace únicos).  Es en ese momento cuando sucede el conflicto, ya que, debido a que la forma de entender el apego se gesta con las vivencias en edades tempranas, cada uno va a entender que su forma de ver las cosas es la correcta y que, el que no tiene un planteamiento correcto, es la otra persona, y aquí entra en escena el ego, cuando no somos capaces de entender que hay tantas formas de pensar como personas y que si no somos capaces de ver mas allá de nuestras narices, el conflicto está servido.

«El mapa no es el territorio». La forma de entender nuestra realidad no es algo incuestionable

Y a partir de este momento, quedan dos opciones, o que el problema se enquiste y que surja conflicto cada vez que sale el tema o algo que haga referencia mínimamente a él, lo que a la larga supone el fracaso de la relación, motivado por un aumento de la frustración y la falta de comprensión. (A propósito de esto, os invito a leer el artículo llamado zona confort). La segunda opción es tratar de solucionar el conflicto, lo que a la larga supone una mejora en la calidad de la pareja y en la estabilidad emocional.

Para la segunda opción hace falta una gran dosis de paciencia y hay que partir de unos principios básicos, que paso a enumerar:

  • Afronta el problema, no hagas como que no existe. Primordial y básico en toda resolución de conflictos
  • Aprende a ser crítico contigo mismo, piensa que no tienes la verdad absoluta.
  • No permitas que el secuestro emocional domine la acción. No permitas la falta de respeto ni los malos modos.
  • Trata de crear puentes de unión, explica tus puntos de vista como algo global.
  • Sé empático con la otra parte y entiende su postura.
  • Ante todo, trata de crear una comunicación positiva.

En futuras entradas abordaremos cada uno de estos principios con una única idea, que seamos conscientes de que entrar en guerras inútiles solo nos llevan a disminuir nuestro propio desarrollo emocional y personal.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Los beneficios de viajar

Mucho se ha hablado de los beneficios de viajar, pero aquí me voy a centrar en aquellos que actúan directamente sobre nuestro desarrollo personal.

Una de las cosas que favorece el viajar, es romper con las rutinas, tanto las que provienen de las propias actividades cotidianas, como las emocionales. Ello nos ayuda a salir de la zona confort y a adentrarnos en la zona de aprendizaje, lo que ayuda a abrir la mente y a visualizar diferentes opciones ante circunstancias que en nuestro ambiente cotidiano tenemos automatizadas. (Por poneros un ejemplo, acostumbro a comprar en el mismo supermercado, por precio y calidad, al abandonar la zona que domino, debo adaptarme a la nueva circunstancia, buscar, comparar, preguntar…). Además de ello, el viajar nos enseña a conocer realmente los lugares por los que pasamos, no simplemente lo que nos cuentan las noticias o los periódicos, esto nos ayuda a ser mas tolerantes ya tener una mentalidad mas flexible.

Lo que mas aprecio de viajar, es el trabajo de autonomía tanto social como personal, además de que se agudizan al máximo los sentidos, lo que te hace ser más rápido a la hora de dar respuesta a momentos de incertidumbre. Todo ello supone que estas constantemente en presente y los problemas pasados y las imágenes de futuras pasan a ser un segundo plano. El presente, el aquí y el ahora pasan a dominar tu rango temporal y por lo tanto aprendes a vivirlos y disfrutarlos mejor.

Por otro lado, un viaje exterior implica al mismo tiempo uno interior, aprendemos a conocernos más en situaciones poco habituales, y nos damos cuenta de que disponemos de recursos para superar cualquier situación, ello hace que nuestra autoestima aumente, y en consecuencia nuestro desarrollo personal alcanza cotas que en otras circunstancias no lograríamos.

Si a estas ventajas, añadimos la eliminación de estrés, creo que son argumentos suficientes para preparar la mochila y comenzar a volar.

Un simple te quiero

El poder de un «te quiero» sincero es, quizás, la herramienta mas poderosa de la que nos hemos dotado los seres humanos, y si no, pensad en la cantidad de cosas que se pueden hacer con ella:

  • Sirve para abrir la llave de los corazones.
  • Nos genera un subidón, tanto al que lo recibe como al que lo dice.
  • Es contagioso, y en algunas ocasiones se convierte en un sentimiento boomerang.
  • Produce una conexión emocional.
  • Ayuda a disminuir la distancia interpersonal.
  • Mejora la inteligencia…emocional.

Lamentablemente en los tiempos que corren nos hemos olvidado de decirlo mas asiduamente a nuestros seres queridos. Estamos tan enfrascados en una rutina del estrés y de hacerlo todo rápido que nos olvidamos de las pequeñas cosas de los sentimientos.

A propósito de ello, me viene a la cabeza una conversación con una persona muy querida y que en un momento dado, ya sea por una desconexión, ya por un malentendido no dialogado, estuvo a punto de quebrar el inmenso cariño que nos tenemos. Os la trascribo, quizás pueda haceros recapacitar a alguno:

YO: «El ser humano, aunque no lo creas, es muy frágil, y la linea entre estar aquí y no estar es finísima. Tras el ultimo ataque a un instituto en estados unidos, donde murieron 17 jóvenes, un padre de una de las victimas salio hablando en la televisión. Dijo que una de las cosas que mas sentía es no haberle dicho a su hija esa mañana que la quería,  ya nunca podrá volver a decírselo.
Ademas de ello, el ser humano se crea guerras estúpidas, unas por orgullo, otras por creerse en posesión de la verdad absoluta, y la realidad es que hay tantas opiniones como pensamientos tenemos.
Así que sólo te voy a decir 2 cosas: La primera es que te quiero. La segunda que hagas lo que te dicte el corazón

La respuesta fue escueta y preciosa: Papá, de verdad, te quiero».

Creo que no hace falta que os cuente nada más, solo os queda recapacitar a aquellos que os cuesta decir un simple «te quiero».

El piojo verde

No, no os habéis equivocado de blog, aunque el título pueda confundiros, y no, tampoco os voy a hablar de ese pequeño animal que se posa en las cabezas de nuestros hijos cada comienzo de curso, aunque el título pueda parecer que si. Hoy os voy a hablar de AMISTAD, así, con mayúsculas.

Seguro que en más de una ocasión habéis escuchado la expresión, «eres mas raro que un piojo verde» que sirve para recalcar que las cosas que haces se salen de lo convencional. Esa frase la escuché hace escasas horas dichas por mi mejor amiga, o, a decir verdad, no se si fui yo quien se lo dijo a ella. Lo cierto es que estábamos hablando de proyectos personales, de crear, de ayudar, en definitiva, un bombardeo de ideas, cada cual mas curiosa, cuando el «piojo verde» vino a definirnos como dos bichos raros que piensan de forma diferente a lo que, en teoría, deberíamos pensar. El » insecto verde» pasó a ocupar la conversación, primero de forma jocosa, después como parte del proyecto (finalmente desestimado por el poco glamour).

A lo largo del día el minúsculo animal me acompañó en forma de pensamiento, riéndome cada vez que veía la cara de mi amiga tronchándose de risa por lo peculiar de la situación. Ese pensamiento derivó en analizar lo que significa una amistad verdadera y así, divagando, llegué a las siguientes conclusiones:

  • La amistad verdadera no censura nuestras propias ideas, establece una atmósfera donde podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad mas loca. Ello no significa que no sea capaz de decirnos lo que piensa, aunque sea diferente a nuestras propias ideas.
  • Referente a lo anterior, la AV hace una escucha activa de aquello que decimos, nos escucha con el corazón.
  • Al no cuestionar, es capaz de sacar nuestro verdadero yo.
  • Te demuestra que siempre está ahí para lo que puedas necesitar.
  • Es capaz de mirarte y analizarte hasta la médula, haciendo una radiografía de tus emociones y sentimientos.
  • En ocasiones, no hace falta hablar, solo sentir. Un verdadero amigo es capaz de tocarte el corazón desde el otro lado del mundo.

Decía Aristóteles: «la amistad es un alma que habita entre dos cuerpos». Que razón tenía.

En estos momentos, donde la amistad se valora con la cantidad de seguidores que tienes en facebook, os invito a que penséis en ese amigo incondicional, el primero que os venga a la mente, y seáis capaces de decirle lo importante que es para vosotros. Las verdaderas amistades son un tesoro que hay que cuidar.

El vuelo de la gaviota

Supongo que el título os sorprenderá, pero os lo puedo explicar.

Entre mis grandes pasiones, está la fotografía, que intento vivir siempre que puedo, esto es, muy a menudo. Pues bien, ahora me ha dado por fotografiar aves, y en el lugar donde vivo, Palma de Mallorca, rodeado de mar, imaginad que ave es la que más abunda. Pues para los que hayáis pensado en la gaviota, habéis acertado.

Realmente no es un ave entrañable, como puede ser un flamenco, ni tampoco muy querida. En mi tierra natal, Galicia, es incluso considerada un problema para las ciudades. Pero bueno, a lo que voy, estando, como os digo, intentando fotografiar estas aves (sin mucho éxito), cuando me ha venido a la mente el nombre de Juan Salvador…Gaviota.

Para los que no lo conozcáis,  este es el título de un libro escrito por Richard Bach y trata sobre una gaviota que se salta todos los convencionalismos a los que estaba predispuesta por pertenecer a este tipo de ave marina, esto es, la pesca.

Pues no, a Juan Salvador la pesca no le importaba en demasía, por contra, su yo interior le pedía hacer acrobacias volando, algo impensable para sus congéneres, por lo que llegaron a marginarla y a expulsarla del grupo al que pertenecía.

Podéis imaginar que ser expulsado de aquello a lo que crees pertenecer debe ser un momento de incertidumbre importante, en ese momento afloran todos los miedos y la necesidad de volver a integrarte en el grupo es tan grande que incluso piensas en dejar de escuchar a tu propio yo y seguir el camino marcado por la mayoría. ¿Os suena esto?

Pues bien, Juan Salvador volvió a escuchar su voz interior, y por lo tanto, fue expulsada definitivamente. Voló sola y se arriesgó cada vez más en su búsqueda interior, en realizar cada vez más piruetas y con mayor dificultad. Esta soledad duró hasta que se encontró con dos o tres gaviotas más, con sus mismas  inquietudes, en ese momento los vuelos en soledad se convirtieron en vuelos con su tribu, aquella que se crea a partir de los «marginados» de una sociedad que dicta como has de ser, que es lo que has de sentir y en cierto modo, como has de vivir.

La paradoja llega cuando esa tribu es admirada y vista como fruto de deseo por una amplia mayoría de la sociedad global, y que ,o no han sido capaces o no han sabido, escuchar su propia voz interior.

Esto que has leído ¿Te puede hacer reflexionar sobre tu propia voz interior y sobre la necesidad aparente de pertenencia a un grupo que no respeta quien eres realmente? A mi personalmente si, por eso, busco mi tribu.

Ley del vacio

Tienes el hábito de juntar objetos inútiles en este momento, creyendo que un día (no sabes cuando) podrás precisar de ellos.

Tienes el hábito de juntar dinero sólo para no gastarlo, pues piensas: en el futuro podrá hacer falta.

Tienes el hábito de guardar ropa, zapatos, muebles, utensilios domésticos y otras cosas del hogar que ya no usas hace bastante tiempo. …

¿ Y dentro tuyo..? ¿ Tienes el hábito de guardar broncas, resentimientos, tristezas o miedos ?

No hagas eso. Es anti-prosperidad.

Es preciso crear un espacio, un vacío, para que las cosas nuevas lleguen a tu vida.

Es preciso eliminar lo que es inútil en ti y en tu vida, para que la prosperidad venga.

Es la fuerza de ese vacío que absorberá y atraerá todo lo que tú deseas.

Mientras estés material o emocionalmente cargando cosas viejas e inútiles, no habrá espacio abierto para nuevas oportunidades.

Los bienes precisan circular.

Limpia los cajones, los armarios, el cuarto del fondo, el garage.

Da lo que no usas más.

La actitud de guardar un montón de cosas inútiles amarra tu vida.

No son los objetos guardados que estancan tu vida, sino el significado de la actitud de guardar. Cuando se guarda, se considera la posibilidad de falta, de carencia.

Es creer que mañana podrá faltar y tú no tendrás medios de proveer sus necesidades.

Con esa postura, estás enviando dos mensajes para tu cerebro y para tu vida:

1º… tú no confías en el mañana

2º… tú crees que lo nuevo y lo mejor NO son para ti, ya que te alegras con guardar cosas viejas e inútiles.

Deshazte de lo que perdió el color y el brillo y deja entrar lo nuevo en tu casa… y dentro de ti mismo…