El grupo de las mujeres facilonas

EL GRUPO DE LAS MUJERES FACILONAS

 
 
 
El diccionario de la Rae considera que una mujer fácil es aquella que se presta sin problemas a mantener relaciones sexuales.  Siendo yo, el único hombre dentro del grupo de entrenamientos funcionales que nos juntamos cada semana para reír,  compartir y pasar un buen rato…y por supuesto, entrenar, me gustaría explicarle a los catedráticos de la Rae que es exactamente una mujer facilona. Nuestro grupo de entrenamiento lo componemos 12 + 1 mujeres, todas hemos aprendido de las demás, es un grupo abierto y heterogéneo cuya principal característica es que no se juzga, el respeto y la comunicación son los pilares principales de nuestra comunidad. Además de ello, la motivación con la que nos contagiamos unas a otras es un punto añadido para estar orgullos@ de pertenecer a este grupo que de ser unas perfectas desconocidas hemos pasado a formar una gran familia. Cada día que nos vemos es motivo de alegría, es nuestro momento (no un momento hermético), y en él surgen, a medida que vamos «sufriendo» las continuas repeticiones de push up, las malditas V o el levantamiento de una cuerda que al principio no creíamos que llegásemos a odiar tanto, las mas rocambolescas propuestas. Como propuesta surgió el primer viaje a Marruecos, que realizamos todas juntas, un viaje apasionante que a muchas nos cambio nuestra visión de nuestro yo interior. Como propuesta surgen la infinidad de comidas, cenas y quedadas que vamos haciendo a lo largo del año. Como propuesta está nuestro próximo viaje a Merzouga, o a Samarcanda. Y en todas estas proposiciones siempre surge un SI rotundo. Si, somos facilonas. Facilonas para querer vivir experiencias intensas, facilonas para conocer nuevas realidades, facilonas para compartir con todas nosotras momentos únicos, facilonas para ayudarnos entre nosotras, en definitiva, facilonas para este apasionante viaje que es la vida misma. Por eso no estaría de más que la Rae añadiese un significado mas a esta palabra.

Facilona: «mujer que dice si a vivir intensamente experiencias enriquecedoras y vitales»

Si, somos facilonas, y tú también puedes ser una de nosotras.
Ve definitivamente en dirección a tus sueños.
Vive la vida que imaginaste tener.
Alourido
Fundador

Síguenos en:

La autenticidad

La autenticidad

Muéstrate como eres, ese es tu principal valor

Por Andrés Lourido

La acacia es un árbol que se enfrenta sola a los rigores del desierto. No necesita formar bosques inmensos donde cada individuo se protege de las inclemencias apoyándose en los otros. Hunde sus raíces en las pedregosas tierras y así permanece, impasible frente a vientos, temperaturas extremas, y lluvias torrenciales. A su lado no pasan grandes manadas de animales, ni ofrece alimento a un sinfín de fauna. Está sola, impasible. Desde su autenticidad observa cada día las dunas del desierto, ve la inmensidad del firmamento, las miles de estrellas, las lunas llenas que cada mes lo visitan, y observa como las caravanas de dromedarios pasan a su lado. No quiere parecerse a otro árbol, ella es así, auténtica. Cuando hay necesidad, ella está ahí para dar cobijo, para dar sombra. Y se acicala para que los turistas podamos fotografiarla. Si hay tormenta, ella se aferra a su tierra, como la mama a su familia. Y por encima de todo, ella nos dice que siempre va a estar ahí. Porque, a fin de cuentas, ella es tan auténtica que nada ni nadie va a hacer que cambie
 
 

Siguenos

Viajar ligero

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Hace ya años que mi pasión por viajar me ha llevado, cada vez que he tenido posibilidad, a recorrer algún país o región de forma casi mística.

Los primeros viajes suponían un reto personal ante el miedo a lo desconocido, y suplía esa sensación y esas carencias con objetos, en previsión de que pudiera ocurrir una situación inesperada.

Antes de emprender el viaje, se agolpaban en mi cabeza múltiples problemas que podrían ocurrir y, en consecuencia, llenaba la mochila con algún objeto que significase un «por si acaso…»

Lo que ocurría con esta forma de viajar son dos cosas:

La primera, que al autoprotegerme para que no me ocurrieran cosas malas, no permitía que ocurrieran cosas buenas; seguía metido en mi burbuja frente a cualquier imprevisto.

La segunda era que acarreaba tantos cacharros que la mochila se hacía muy incómoda de llevar, a la vez que, al considerar que llevaba tantas cosas valiosas, el miedo a perderlas o que me las robaran me impedía, en muchas ocasiones, disfrutar plenamente del viaje.

Cuando volvía de mis primeros viajes, sí, traía valiosas experiencias, pero creo que la principal ocurría cuando vaciaba la mochila y veía que la mayor parte de las cosas «por si acaso» no las había utilizado y, por contra, me habían lastrado, no solo físicamente, si no también, y lo que es peor, emocionalmente.

Fue a la vuelta de esos primeros viajes cuando comencé a pensar en la inutilidad de preocuparse por situaciones que no han ocurrido y que, a la vez, esa preocupación impide que puedan suceder otras situaciones tremendamente valiosas.

Comencé a desprenderme de esos objetos inútiles, sustituyéndolos por experiencia y habilidades personales, y, a la vez que mi mochila exterior iba disminuyendo de peso y tamaño, la mochila interior se iba enriqueciendo de relaciones, vivencias y emociones.

«Ama a la gente y usa las cosas; lo contrario, no funciona»

Tras años de practicar el viaje ligero, creo que las principales recomendaciones que haría a quien quiera comenzar a experimentar esta sensación serían:

  1. Viaja con intención de aprender y no como una forma de evadirte de los problemas. Posiblemente este aprendizaje sirva para solucionar parte de esos problemas.
  2. Ten la predisposición para acumular relaciones, experiencias y sensaciones, y olvídate de adquirir recuerdos físicos que, muy posiblemente, queden relegados a una caja de cartón.
  3. Viaja mas lento, escapa de los viajes 100% organizados. Aprende a disfrutar del aquí y el ahora.
  4. Escribe en tu viaje; lleva un diario donde puedas anotar anécdotas, situaciones, pensamientos… Ese será tu mayor regalo cuando vuelvas a tu rutina.

Esta es la  filosofía que queremos transmitir a todos aquellos que confiéis en Dreamhunter para vuestro viaje de desarrollo personal, y os aseguro que no os vais a sentir defraudados.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Un simple te quiero

El poder de un «te quiero» sincero es, quizás, la herramienta mas poderosa de la que nos hemos dotado los seres humanos, y si no, pensad en la cantidad de cosas que se pueden hacer con ella:

  • Sirve para abrir la llave de los corazones.
  • Nos genera un subidón, tanto al que lo recibe como al que lo dice.
  • Es contagioso, y en algunas ocasiones se convierte en un sentimiento boomerang.
  • Produce una conexión emocional.
  • Ayuda a disminuir la distancia interpersonal.
  • Mejora la inteligencia…emocional.

Lamentablemente en los tiempos que corren nos hemos olvidado de decirlo mas asiduamente a nuestros seres queridos. Estamos tan enfrascados en una rutina del estrés y de hacerlo todo rápido que nos olvidamos de las pequeñas cosas de los sentimientos.

A propósito de ello, me viene a la cabeza una conversación con una persona muy querida y que en un momento dado, ya sea por una desconexión, ya por un malentendido no dialogado, estuvo a punto de quebrar el inmenso cariño que nos tenemos. Os la trascribo, quizás pueda haceros recapacitar a alguno:

YO: «El ser humano, aunque no lo creas, es muy frágil, y la linea entre estar aquí y no estar es finísima. Tras el ultimo ataque a un instituto en estados unidos, donde murieron 17 jóvenes, un padre de una de las victimas salio hablando en la televisión. Dijo que una de las cosas que mas sentía es no haberle dicho a su hija esa mañana que la quería,  ya nunca podrá volver a decírselo.
Ademas de ello, el ser humano se crea guerras estúpidas, unas por orgullo, otras por creerse en posesión de la verdad absoluta, y la realidad es que hay tantas opiniones como pensamientos tenemos.
Así que sólo te voy a decir 2 cosas: La primera es que te quiero. La segunda que hagas lo que te dicte el corazón

La respuesta fue escueta y preciosa: Papá, de verdad, te quiero».

Creo que no hace falta que os cuente nada más, solo os queda recapacitar a aquellos que os cuesta decir un simple «te quiero».

El piojo verde

No, no os habéis equivocado de blog, aunque el título pueda confundiros, y no, tampoco os voy a hablar de ese pequeño animal que se posa en las cabezas de nuestros hijos cada comienzo de curso, aunque el título pueda parecer que si. Hoy os voy a hablar de AMISTAD, así, con mayúsculas.

Seguro que en más de una ocasión habéis escuchado la expresión, «eres mas raro que un piojo verde» que sirve para recalcar que las cosas que haces se salen de lo convencional. Esa frase la escuché hace escasas horas dichas por mi mejor amiga, o, a decir verdad, no se si fui yo quien se lo dijo a ella. Lo cierto es que estábamos hablando de proyectos personales, de crear, de ayudar, en definitiva, un bombardeo de ideas, cada cual mas curiosa, cuando el «piojo verde» vino a definirnos como dos bichos raros que piensan de forma diferente a lo que, en teoría, deberíamos pensar. El » insecto verde» pasó a ocupar la conversación, primero de forma jocosa, después como parte del proyecto (finalmente desestimado por el poco glamour).

A lo largo del día el minúsculo animal me acompañó en forma de pensamiento, riéndome cada vez que veía la cara de mi amiga tronchándose de risa por lo peculiar de la situación. Ese pensamiento derivó en analizar lo que significa una amistad verdadera y así, divagando, llegué a las siguientes conclusiones:

  • La amistad verdadera no censura nuestras propias ideas, establece una atmósfera donde podemos dar rienda suelta a nuestra creatividad mas loca. Ello no significa que no sea capaz de decirnos lo que piensa, aunque sea diferente a nuestras propias ideas.
  • Referente a lo anterior, la AV hace una escucha activa de aquello que decimos, nos escucha con el corazón.
  • Al no cuestionar, es capaz de sacar nuestro verdadero yo.
  • Te demuestra que siempre está ahí para lo que puedas necesitar.
  • Es capaz de mirarte y analizarte hasta la médula, haciendo una radiografía de tus emociones y sentimientos.
  • En ocasiones, no hace falta hablar, solo sentir. Un verdadero amigo es capaz de tocarte el corazón desde el otro lado del mundo.

Decía Aristóteles: «la amistad es un alma que habita entre dos cuerpos». Que razón tenía.

En estos momentos, donde la amistad se valora con la cantidad de seguidores que tienes en facebook, os invito a que penséis en ese amigo incondicional, el primero que os venga a la mente, y seáis capaces de decirle lo importante que es para vosotros. Las verdaderas amistades son un tesoro que hay que cuidar.

El vuelo de la gaviota

Supongo que el título os sorprenderá, pero os lo puedo explicar.

Entre mis grandes pasiones, está la fotografía, que intento vivir siempre que puedo, esto es, muy a menudo. Pues bien, ahora me ha dado por fotografiar aves, y en el lugar donde vivo, Palma de Mallorca, rodeado de mar, imaginad que ave es la que más abunda. Pues para los que hayáis pensado en la gaviota, habéis acertado.

Realmente no es un ave entrañable, como puede ser un flamenco, ni tampoco muy querida. En mi tierra natal, Galicia, es incluso considerada un problema para las ciudades. Pero bueno, a lo que voy, estando, como os digo, intentando fotografiar estas aves (sin mucho éxito), cuando me ha venido a la mente el nombre de Juan Salvador…Gaviota.

Para los que no lo conozcáis,  este es el título de un libro escrito por Richard Bach y trata sobre una gaviota que se salta todos los convencionalismos a los que estaba predispuesta por pertenecer a este tipo de ave marina, esto es, la pesca.

Pues no, a Juan Salvador la pesca no le importaba en demasía, por contra, su yo interior le pedía hacer acrobacias volando, algo impensable para sus congéneres, por lo que llegaron a marginarla y a expulsarla del grupo al que pertenecía.

Podéis imaginar que ser expulsado de aquello a lo que crees pertenecer debe ser un momento de incertidumbre importante, en ese momento afloran todos los miedos y la necesidad de volver a integrarte en el grupo es tan grande que incluso piensas en dejar de escuchar a tu propio yo y seguir el camino marcado por la mayoría. ¿Os suena esto?

Pues bien, Juan Salvador volvió a escuchar su voz interior, y por lo tanto, fue expulsada definitivamente. Voló sola y se arriesgó cada vez más en su búsqueda interior, en realizar cada vez más piruetas y con mayor dificultad. Esta soledad duró hasta que se encontró con dos o tres gaviotas más, con sus mismas  inquietudes, en ese momento los vuelos en soledad se convirtieron en vuelos con su tribu, aquella que se crea a partir de los «marginados» de una sociedad que dicta como has de ser, que es lo que has de sentir y en cierto modo, como has de vivir.

La paradoja llega cuando esa tribu es admirada y vista como fruto de deseo por una amplia mayoría de la sociedad global, y que ,o no han sido capaces o no han sabido, escuchar su propia voz interior.

Esto que has leído ¿Te puede hacer reflexionar sobre tu propia voz interior y sobre la necesidad aparente de pertenencia a un grupo que no respeta quien eres realmente? A mi personalmente si, por eso, busco mi tribu.

Mi momento creativo

Este que escribe, es un apasionado del aprendizaje empírico, aquel que proviene de la experiencia y de la observación, y llevo un tiempo analizándome en diferentes situaciones, como una forma de toma de conciencia personal y al mismo tiempo de desarrollo emocional.

Pues bien, al grano, cada mañana salgo a hacer deporte, ya sea a correr o en bicicleta, y a eso de los 10 minutos de actividad comienza lo que yo denomino «mi momento creativo», que es aquel donde surge la chispa y la mente comienza a desbordar de ideas y pensamientos. No es sobre algo concreto, cada día surge un tema diferente, pero, en los 40 minutos que dura mi ejercicio, mi cerebro parece el de un modesto «Einstein» (salvando las distancias).

Como ya os había comentado al principio, me gusta el aprendizaje por observación, así que he probado a hacer deporte a otras horas del día, y  todas ellas, con idéntico resultado. He llegado a la conclusión que mi momento creativo ocurre cuando hago una actividad física, siempre en solitario y en especial cuando estas actividades las hago al aire libre.

Partiendo de ese punto, mi momento creativo va unido a la actividad física, analicé que ocurre cuando estoy estudiando alguna cosa y en un momento dado, me siento saturado. Anteriormente lo dejaba por unos minutos, para volver posteriormente al mismo punto. Si, había relajado mi mente, pero no había alcanzado mi estado creativo. Así que decidí ir más lejos, antes de ir a correr, me propuse leer alguna cosa que me pareciese interesante. Los resultados me parecieron asombrosos, con una puntualidad británica, a los 10 minutos mi mente analiza y saca mas conclusiones sobre lo leído, a la vez que está mas preparada para imaginar y crear.

En esos momentos de «extrema lucidez», llego a la casi necesidad de escribir todo aquello que mi mente rebosa y tan pronto estoy entrando por la puerta de mi casa, voy rápidamente a la pizarra de mi despacho y escribo las cuatro ideas importantes y que posteriormente pueda relacionar con todo aquello que se me ha ocurrido. Otras veces, es tal el deseo de escribir que, me siento delante del ordenador (como es el día de hoy) y comienzo a darle a las teclas hasta vaciar mis ideas en un documento, que posteriormente pueda volver a leer y releer y poder darle forma.

Es  de esta forma que he llegado a entender que mi proceso creativo ha de pasar por diferentes fases:

  • La preparación: aquella con la que nutro mi cerebro de material con el que mis ideas van a a trabajar. Ya puede ser algo leído, algo observado…
  • La incubación: donde las ideas vagan libremente y se comienzan a generar conexiones entre ellas.
  • La chispa: de todas las conexiones entre ideas, surge la iluminación, aquello que me hace vibrar con solo pensarlo. En mi caso ocurre, como ya os había adelantado, haciendo actividad física.
  • El análisis: cuando logro escribir la «genial idea» y puedo profundizar sobre ella.
  • La última sería la fase de ejecución: esta entrada es la última fase del momento chispa de la carrera de esta mañana.

Como conclusión, os invito a que cada uno de vosotros encuentre su «momento creativo» y a que experimente con él. Imaginad que sabéis como hacer para que surja la idea, eso os dará una herramienta eficaz a la hora de abordar muchos proyectos. Lo peor que os puede pasar es que tengáis que poneros las zapatillas de deporte (si vuestro momento es igual que el mío), pera esa, es otra historia